Paul_Anthony_Smith_5

Paul Anthony Smith se da a la tarea de perforar y recoger la superficie de sus fotografías miles de veces para crear una superficie con cicatrices. Siendo visualmente magnético y sin embargo oscuro.

Paul usa una técnica que él llama “picotage”, para cortar y levantar la superficie de la fotografía en patrones geométricos sobre las imágenes que él personalmente fotografía. 

Al ver las obras en persona, la mayor sorpresa es que las secciones blancas cambian e introducen nuevos patrones cuando se ven desde la derecha o la izquierda.

Este extraño fenómeno es el resultado del ángulo en el que hila el papel. Cuando se ven desde un ángulo, las cicatrices en el papel enmascaran su daño o revelan más papel blanco roto.

De la misma manera, Smith puede revelar u ocultar partes seleccionadas de la imagen cuando se ve desde un ángulo.

El contenido de las imágenes explora las historias ricas y complejas del Caribe poscolonial y su gente.

Paul Anthony Smith nació en Jamaica y actualmente vive y trabaja en Brooklyn, por lo que las imágenes se fotografían en ambos lugares. Para las imágenes de Nueva York, los bailarines y las multitudes son capturados en el West Indian Day Parade, una celebración anual de las islas y la cultura del Caribe. Los patrones geométricos son referencias a “cercas de bloques de brisa”, un elemento arquitectónico en el Caribe que está diseñado para ocultarse parcialmente y oscurecer.

Esos patrones realizan el mismo sentido de voyeurismo, misterio o una sensación incómoda de encarcelamiento o separación de los sujetos de la imagen.

Una playa tropical cuando se ve a través de una alambrada, por ejemplo, no se parece mucho al paraíso.

Paul_Anthony_Smith_6
Paul_Anthony_Smith_3

Estas obras hablan de historias personales extremadamente complejas y a menudo oscuras de desplazamiento, colonización, pertenencia y orgullo cultural.

El mejor arte del mundo no grita ni da conferencias a un espectador, ni tampoco satisface con algo conocido. El gran arte te hace sentir curiosidad por algo que siempre ha estado allí, pero que no estaba en tu campo de visión personal.

Paul ha dañado maravillosamente las fotografías con una precisión excepcional, y al hacerlo, ha capturado al espectador frente a sus imágenes durante varios minutos a medida que los patrones cambian con las vistas en ángulo.

Y lo que queda al salir de la galería es una curiosidad insaciable sobre estas historias y sus problemas.

 

David Behringer/ DesignMilk