El curador suizo Klaus Littmann ha transformado el estadio de fútbol wörthersee en klagenfurt, Austria, en un bosque nativo de Europa central, en apoyo de los problemas del cambio climático y la deforestación.

Inaugurado en Septiembre de 2019, “El bosque: la atracción interminable de la naturaleza”, marca la instalación de arte público más grande del país hasta la fecha, con casi 300 árboles, algunos de hasta seis toneladas cada uno, cuidadosamente instalados en el campo existente.

El bosque comprende una amplia gama de especies como el abedul plateado, el aliso, el álamo temblón, el sauce blanco, el carpe, el arce de campo y el roble común, que cobrarán vida propia y cambiarán de color según la temporada.

Después de que la instalación de arte público finalice el bosque se replantará cuidadosamente en un sitio público cerca del Estadio wörthersee, a una escala de 1: 1 y permanecerá como una escultura forestal viva.

En el bosque , Klaus Littmann ha dado vida a la atracción interminable de la naturaleza, inspirado en un dibujo distópico del artista y arquitecto austríaco Max Peintner que descubrió hace casi treinta años.

La monumental intervención artística, que ve el estadio de fútbol wörthersee transformado en un bosque nativo de Europa central de casi 300 árboles, tiene como objetivo desafiar nuestra percepción de la naturaleza y cuestionar su futuro, sobre los problemas actuales del cambio climático y la deforestación.

Al encerrar un bosque entero dentro del estadio, el proyecto busca recordarnos que la naturaleza, que a menudo damos por sentado, algún día solo se puede encontrar en espacios especialmente designados, como ya es el caso de los animales en los zoológicos.

 

UNIMO/DesignBoom