El arquitecto Arata Isozaki creo este sorprendente espacio, junto al artista britanico de ascendencia indú, Anish Kapoor, recorriendo las regiones más afectadas por el terremoto y el posterior tsunami de hace algunos años en Japón.

Su aspecto es muy similar al de la gran instalación que hizo el artista indú en París en 2011, Leviathan, que parasitó el Grand Palais de la capital francesa, con gran éxito de público.

Esta arquitectura acercará la cultura a los habitantes de esas regiones que han sido devastadas y cuyos equipamientos todavía no han sido reconstruidos en su totalidad.

Su nombre significa “Nueva Arca” y hace referencia a la embarcación que Noé utilizó durante el Diluvio Universal para salvar a su familia y a los animales, según el Antiguo Testamento.

Esta arquitectura efímera tienen como finalidad salvar la música y la cultura de los terribles desastres naturales que sufrió este país en 2011.

El interior magenta luminiscente crea un ambiente relajado perfecto para disfrutar de un concierto musical o una puesta en escena. Y debido al material de gran elasticidad utilizado para su membrana, es una estructura fácilmente montable y desmontable, que viajará en camión llevando la música a su próximo destino. Por supuesto, lleva incorporado el escenario y el equipo de sonido y alberga un volumen aproximado de 30x36x18 metros.

Esta estructura efímera puede dar cabida hasta a 700 personas.

Rate this post